Menú

Orientadores

¿En qué consiste ser orientador?

Las personas y los orientadoras son personas, integrantes de la comunidad universitaria, que colaboran con la estrategia en contra la violencia de género a titulo voluntario y que reciben una capacitación y seguimiento periódico por parte de la entidad, o dependencia o instancia a la que pertenecen y de la Oficina de la Abogada General en materia de igualdad de género, no discriminación, violencia de género, así como sobre legislación y procedimientos aplicables en la Universidad por casos de violencia de género. Su único papel es brindar información sobre qué es violencia de género y cuáles son los procedimientos que tiene la UNAM para atenderlos.

La orientación tiene como fin guiar a las personas sobre los actos que se consideran contrarios a las políticas institucionales de igualdad de género, explicar las posibles rutas de acción ante un acto de violencia de género, y referir a la persona, en caso de ser necesario, con las instancias dependientes de la OAG para que se gestione un apoyo de contención psicológica de la manera más expedita posible.

 

Personas orientadoras contra la violencia de género

Las personas Orientadoras

El Acuerdo Rectoral establece que las entidades académicas, dependencias administrativas e instancias universitarias deben impulsar la participación de integrantes de su comunidad como Orientadores. Las personas Orientadoras son integrantes de la comunidad universitaria que colaboran voluntariamente con la estrategia para prevenir, atender, combatir y erradicar la violencia de género. Deberá existir como mínimo una persona Orientadora del alumnado, personal administrativo y docente.

Su finalidad es apoyar a aquellos interesados con información que sirva de guía para reconocer e identificar este tipo de violencia, así como conocer cuáles son los mecanismos y procedimientos con que cuenta la Universidad para su atención. Esta labor voluntaria permitirá a las personas en situación de víctima tener contacto directo y cercano con personas capacitadas que estén en condiciones de darles una primera orientación de carácter informal.

Las personas Orientadoras deberán participar en talleres de sensibilización y capacitación en el tema, tendrán un seguimiento por parte tanto de la entidad, dependencia o instancia a la que pertenecen como de la Oficina de la Abogada General. Estas personas llevarán un registro de las asesorías que brinden y lo reportarán mensualmente a la Abogada General para que formen parte de la estadística sobre violencia de género de la Universidad. Sus datos de contacto y localización estarán disponibles –con su consentimiento- en los medios que se establezcan para ello.

Es importante subrayar que estas personas no son autoridades; únicamente brindan asesoría e información a las personas para que acudan a las instancias competentes a levantar sus quejas y, en su caso, se les brinde contención psicológica.